Solicitar Incapacidad Permanente

por | Jul 1, 2019 | Seguridad Social | 0 Comentarios

Nuestros Abogados Seguridad Social Valencia explican como solicitar la Incapacidad Permanente. ¿Tenemos derecho a una Incapacidad Permanente parcial, a una Incapacidad Permanente Total o a una Incapacidad Permanente Total Absoluta?, y si tenemos derecho a una Incapacidad Permanente, ¿cómo podemos solicitarla?

Comenzaremos explicando en que consiste la Incapacidad permanente, y que tipos existen de Incapacidad permanente.

¿Qué es la Incapacidad Permanente?

La incapacidad permanente es aquella situación en la que se encuentra el trabajador que, después de haber estado sometido a tratamiento médico prescrito por padecer una enfermedad o lesión como consecuencia de un accidente, presenta reducciones anatómicas o funcionales graves, resultando reducida o anulada su capacidad laboral de forma presumiblemente definitiva.

Hablamos de una prestación económica cuya finalidad es suplir la perdida de rentas que sufre un trabajador como consecuencia de ver reducida o anulada su capacidad laboral.

Consulta con uno de nuestros Abogados Incapacidad Permanente Valencia, porque existen varios tipos de Incapacidad Permanente, siempre en función de la disminución en que se vea afectada tu capacidad laboral:

Incapacidad Permanente Parcial

Es la situación en la que se encuentra el trabajador tras haber sufrido una lesión o enfermedad, cuyo resultado es una disminución no inferior al 33% en su rendimiento normal para su profesión habitual, sin impedirle las tareas fundamentales de dicha profesión.

Incapacidad Permanente Total

Es la situación en la que se encuentra el trabajador tras haber sufrido una lesión o enfermedad, que le impiden la realización de todas las tareas o de aquellas que sean fundamentales en su profesión habitual, no impidiéndole dicha lesión o enfermedad que se dedique a cualquier otra profesión compatible con su situación.

Veamos un ejemplo, un mozo de almacén que tiene problemas de espalda, y ha sido intervenido para unir dos o más vértebras en la parte baja de su espalda, requiriendo las tareas fundamentales de dicha profesión un gran esfuerzo físico a nivel lumbar. Sin embargo, podrá trabajar en otras profesiones que no requieran de dicho esfuerzo físico, como por ejemplo de administrativo.

Incapacidad Permanente Absoluta

Es la situación en la que se encuentra el trabajador tras haber sufrido una lesión o enfermedad, impidiéndole la realización de cualquier tipo de profesión u oficio.

La imposibilidad para realizar cualquier tipo de profesión u oficio no tiene por qué ser absoluta; lo que si debe es imposibilitar la realización de cualquier profesión u oficio con un mínimo de rendimiento y profesionalidad.

Pongamos un ejemplo, imaginemos que una persona padece una enfermedad crónica que le obliga a ir dos días a la semana para recibir tratamiento médico, evidentemente a dicha persona le sería imposible desempeñar un trabajo de forma continuada y eficaz, por lo tanto, estaríamos ante un caso en el que sería lógico reconocerle una Incapacidad Permanente Absoluta.

Gran Invalidez

Es la situación en la que se encuentra el trabajador tras haber sufrido una lesión o enfermedad, y que, como consecuencia de sufrir pérdidas anatómicas o funcionales, necesita la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida, tales como vestirse, comer, ducharse o levantarse de la cama, entre otras.

Requisitos para solicitar la Incapacidad Permanente

En función del Grado de Incapacidad los requisitos pueden variar:

Incapacidad Permanente Parcial

  • Estar dado de alta en la Seguridad Social o estar en situación asimilada al alta (estar inscrito como demandante de empleo, por ejemplo).

Cuando la Incapacidad derive de Accidente de Trabajo, el trabajador se considerará de pleno derecho afiliado y de alta, pese a que el empresario haya incumplido sus obligaciones.

  • En el supuesto de Enfermedad Común, haber cotizado un periodo mínimo de 1800 días comprendidos en los 10 años inmediatamente anteriores a la fecha en que se extinga la Incapacidad Temporal de la que derive la Incapacidad Permanente. Para los trabajadores menores de 21 años, deberá acreditarse un periodo de cotización equivalente a la mitad de los días transcurridos entre la fecha en que se hayan cumplido los 16 años y la iniciación de la Incapacidad Temporal.
  • Si la Incapacidad deriva de accidente, sea o no laboral, no se exigirá periodo previo de cotización.

Si tienes dudas sobre si tu Incapacidad Temporal es por Enfermedad Común, o por Accidente de Trabajo, no dudes en consultar con uno de nuestros Abogados Incapacidad Temporal Valencia.

La Incapacidad Permanente Parcial consiste en una indemnización a tanto alzado (24 mensualidades de la base reguladora que sirvió para calcular la incapacidad temporal).

Incapacidad Permanente Total

  • Estar dado de alta en la Seguridad Social o estar en situación asimilada al alta (estar inscrito como demandante de empleo, por ejemplo).

Cuando la Incapacidad derive de Accidente de Trabajo, el trabajador se considerará de pleno derecho afiliado y de alta, pese a que el empresario haya incumplido sus obligaciones.

  • En el supuesto de Enfermedad Común:
  • Para mayores de 31 años un periodo de cotización equivalente a un cuarto de tiempo transcurrido entre los 20 años y el hecho causante, con un mínimo de 5 años.
  • Para menores de 31 años un periodo de cotización equivalente a una tercera parte del tiempo transcurrido entre los 16 años y el hecho causante.
  • Si la Incapacidad deriva de accidente, sea o no laboral, no se exigirá periodo previo de cotización.

En cuanto a la Incapacidad Permanente Total, estamos hablando del 55% de la base reguladora, que se verá incrementada en un 20% a partir de los 55 años cuando por diversas circunstancias sea presumible que existen dificultades para el beneficiario de obtener empleo en actividad distinta a la habitual.

Incapacidad Permanente Absoluta

  • Estar dado de alta en la Seguridad Social o estar en situación asimilada al alta (estar inscrito como demandante de empleo, por ejemplo).

Cuando la Incapacidad derive de Accidente de Trabajo, el trabajador se considerará de pleno derecho afiliado y de alta, pese a que el empresario haya incumplido sus obligaciones.

  • En el supuesto de Enfermedad Común:
  • Para mayores de 31 años un periodo de cotización equivalente a un cuarto de tiempo transcurrido entre los 20 años y el hecho causante, con un mínimo de 5 años.
  • Para menores de 31 años un periodo de cotización equivalente a una tercera parte del tiempo transcurrido entre los 16 años y el hecho causante.
  • Si la Incapacidad deriva de accidente, sea o no laboral, no se exigirá periodo previo de cotización.

El beneficiario de una Incapacidad permanente Absoluta percibirá el 100% de la base reguladora.

Gran Invalidez

  • Estar dado de alta en la Seguridad Social o estar en situación asimilada al alta (estar inscrito como demandante de empleo, por ejemplo).

Cuando la Incapacidad derive de Accidente de Trabajo, el trabajador se considerará de pleno derecho afiliado y de alta, pese a que el empresario haya incumplido sus obligaciones.

  • En el supuesto de Enfermedad Común:
  • Para mayores de 31 años un periodo de cotización equivalente a un cuarto de tiempo transcurrido entre los 20 años y el hecho causante, con un mínimo de 5 años.
  • Para menores de 31 años un periodo de cotización equivalente a una tercera parte del tiempo transcurrido entre los 16 años y el hecho causante.
  • Si la Incapacidad deriva de accidente, sea o no laboral, no se exigirá periodo previo de cotización.

En lo referente a la Gran Invalidez el beneficiario percibirá el equivalente a lo que percibe el beneficiario de una Incapacidad Permanente, incrementada con un complemento.

¿Cómo solicitar la Incapacidad Permanente?

La declaración de Incapacidad Permanente es responsabilidad de la Dirección Provincial del Instituto Nacional de la Seguridad Social. El INSS (Instituto Nacional de la Seguridad Social) es el único órgano competente para evaluar, calificar y revisar la Incapacidad Permanente, así como reconocer el derecho a la prestación económica vinculada a la Incapacidad Permanente. Existiendo en cada Dirección Provincial un Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI) que examinará y valorará la situación de incapacidad del trabajador.

El procedimiento puede iniciarse a petición del interesado; por la mutua de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales; o de oficio.

De oficio:

  • A iniciativa de la Entidad Gestora -INSS- cuanto el trabajador encontrándose en situación de Incapacidad Temporal haya sido dado de alta o se encuentre en una situación constitutiva de Incapacidad Permanente.
  • A petición de la Inspección de Trabajo.
  • A petición del Servicio Público de Salud, aportando el alta médica e historia clínica, y siempre previa autorización del interesado.

A través de solicitud por parte de las entidades colaboradoras, que aportaran el alta médica, el historial clínico y el expediente previo.

A petición del interesado:

El trabajador deberá cumplimentar y presentar el modelo de solicitud de Incapacidad Permanente.

Junto a la solicitud deberá aportarse la siguiente documentación; se presentará documento original acompañado de copia para su compulsa:

  • Documento que acredite la identidad del interesado (Documento Nacional de Identidad o Número de Identificación de Extranjero).
  • Historial clínico elaborado por el Servicio Público de Salud o Informe de la Inspección Médica de dicho servicio.
  • Libro de Familia o actas del Registro Civil que acrediten el parentesco con el solicitante.
  • Certificado del Ayuntamiento que acredite la convivencia con el solicitante (no se exige para el cónyuge y los hijos).
  • Auto judicial o certificado de acogimiento familiar, expedido por la Comunidad Autónoma.
  • Resolución judicial de separación o divorcio donde conste la custodia de los hijos menores y, en su caso, la cuantía de la pensión compensatoria al cónyuge o ex-cónyuge y la de alimentos a hijos.
  • Acreditación de residencia habitual en España de extranjeros, mediante certificado de empadronamiento del Ayuntamiento o tarjeta de residencia.

La solicitud junto con la documentación deberá presentarse en los centros de atención e información del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) donde tenga su domicilio el interesado.

El Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI) formulara un dictamen-propuesta, teniendo en cuenta el informe médico elaborado por los facultativos de la Dirección Provincial del Instituto Nacional de la Seguridad Social y el informe de antecedentes profesionales

La dirección provincial del INSS dictará resolución en un plazo máximo de 135 días, resolviendo si existe o no Incapacidad Permanente y Grado de Incapacidad – Parcial, Total, Absoluta o Gran Invalidez –. En caso de no dictarse resolución en el mencionado plazo, la solicitud se entenderá desestimada por silencio administrativo negativo.

¿Qué hacer si le deniegan la solicitud de Incapacidad Permanente?

Puede que el INSS te haya denegado la solicitud inicial de Incapacidad Permanente; o te haya reconocido una Incapacidad, pero no estás de acuerdo en el grado de Incapacidad Permanente reconocido.

¿Que debes hacer?

Deberás presentar una Reclamación Administrativa Previa en el plazo de 30 días (hábiles), contados a partir del siguiente día en que te fue notificada la resolución.

Una vez presentada la Reclamación Administrativa Previa, el Instituto Nacional de la Seguridad Social tendrá un plazo de 45 días para contestar dicha Reclamación Previa; en caso de no ser contestada, dicha reclamación se entenderá desestimada por silencio administrativo negativo.

¿Y si nos deniegan la Reclamación Administrativa Previa?

Si el INSS vuelve a denegarte la Incapacidad Permanente tras la Reclamación Administrativa Previa, el siguiente paso es presentar demanda de Incapacidad Permanente ante el Juzgado de lo Social, el plazo para interponer la demanda es de 30 días (hábiles) desde la notificación de la Reclamación Previa.

Una vez presentada la demanda de Incapacidad Permanente, llegada la fecha en que se celebre el juicio, se deberá aportar todas aquellas pruebas (informes e historia médica, resonancias, radiografías) que acrediten el grado de Incapacidad Permanente que se alega. Las pruebas que se presenten deben ser de la suficiente contundencia como para que el juez anule la decisión del INSS, reconociendo la Incapacidad Permanente; por ello resulta de vital importancia contar con una pericial de parte (informe médico) realizada por un médico especialista, que posteriormente deberá ratificarlo durante la celebración del juicio.

La sentencia podrá reconocer o no reconocer el grado de Incapacidad Permanente.

En el supuesto de que la sentencia no nos sea favorable -no se reconozca la Incapacidad Permanente o no sea reconocida en el grado que solicitábamos-, se podrá interponer el correspondiente Recurso de Suplicación ante el Tribunal Superior de Justicia.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This

Share this post with your friends!