Incapacidad Permanente Total, Incapacidad Permanente Absoluta y Gran Invalidez

incapacidad-jrg-abogados

¿NECESITA QUE UN ABOGADO LE ASESORE EN MATERIA DE INCAPACIDAD PERMANENTE?

ABOGADOS EN VALENCIA CON AMPLIA EXPERIENCIA EN INCAPACIDAD PERMANENTE TOTAL, INCAPACIDAD PERMANENTE ABSOLUTA Y GRAN INVALIDEZ

En JRG Abogados un Abogado con amplia experiencia en materia de Incapacidad Permanente le atenderá.

¿Desea solicitar una Incapacidad Permanente Total, Incapacidad Permanente Absoluta o Gran Invalidez?. Llámenos al 961 05 24 94 o envíenos su e-mail y mensaje a través del FORMULARIO DE CONTACTO.

Uno de nuestros  Abogados le prestará todo el asesoramiento requerido para realizar gestiones de tramitación y reclamación necesaria con la finalidad de obtener el reconocimiento de una Incapacidad Permanente, sea Parcial, Total o Absoluta, frente a la Seguridad social, en vía administrativa o judicial.

La Incapacidad Permanente Total, Incapacidad Permanente Absoluta o Gran Invalidez es una prestación económica cuya finalidad es cubrir la pérdida de ingresos que sufre el trabajador como consecuencia de una enfermedad o accidente, cuya consecuencia es la reducción o anulación de su capacidad para trabajar.

Podrán solicitarla las personas incluidas en cualquiera de los regímenes de la Seguridad Social, siempre que reúnan los requisitos que se requieren bien para acceder a la Incapacidad Permanente Total, Absoluta o Gran Invalidez.

NUESTRO DESPACHO DE ABOGADOS LE PROPORCIONARA ASESORAMIENTO Y ASISTENCIA JURÍDICA EN MATERIA DE INCAPACIDAD PERMANENTE:

Una vez examinados los informes médicos por un equipo de peritos médicos, y constatado por nuestro despacho que existen verdaderas posibilidades de concesión de una Incapacidad Permanente, uno de nuestros Abogados se encargará de gestionar la correspondiente solicitud.

Una vez presentada la solicitud, usted será citado por el Tribunal Médico, que valorará su situación, y resolverá sobre la procedencia de resolución favorable al reconocimiento de una Incapacidad Permanente.

Si la resolución no fuera favorable al interés de nuestro cliente y siendo denegada la incapacidad permanente, se inicia el plazo para interponer RECLAMACIÓN ADMINISTRATIVA PREVIA, la cual agotará la vía administrativa.

Si la RECLAMACIÓN ADMINISTRATIVA es estimada, se obtendría la Incapacidad Permanente. Si fuera desestimada dicha RECLAMACIÓN, procederá interponer la correspondiente DEMANDA ante el Juzgado de lo Social.

TIPOS DE INCAPACIDAD PERMANENTE:

INCAPACIDAD PERMANENTE PARCIAL

Es la situación en la que se puede encontrar el trabajador como consecuencia de haber sufrido una lesión o enfermedad, ocasionándole una disminución no inferior al 33% en su rendimiento normal para su profesión habitual, sin impedirle las tareas fundamentales de dicha profesión.

El trabajador tendrá derecho a una prestación consistente en una indemnización a tanto alzado equivalente a 24 mensualidades de la base reguladora que sirvió para calcular el subsidio de incapacidad temporal.

INCAPACIDAD PERMANENTE TOTAL

Incapacidad Pequeña JRG Abogados

Es aquella situación en la que se puede encontrar el trabajador como consecuencia de haber sufrido una lesión o enfermedad, impidiéndole la realización de todas las tareas o de aquellas que sean fundamentales  en su profesión habitual, no impidiéndole dedicarse a profesión distinta.

El trabajador tendrá derecho a una pensión equivalente al 55% de la base reguladora; dicho porcentaje podrá verse incrementado en un 20% para los trabajadores mayores de 55 años, cuando se prevea que debido a una serie de circunstancias le va a ser difícil obtener un empleo de profesión distinta a le motivo la situación de incapacidad permanente total.

INCAPACIDAD PERMANENTE ABSOLUTA

La Incapacidad Permanente Absoluta es la situación en la que se puede encontrar el trabajador como consecuencia de haber sufrido una lesión o enfermedad, impidiéndole la realización de cualquier tipo de profesión u oficio.

El trabajador tendrá derecho a una pensión equivalente al 100% de la base reguladora.

GRAN INVALIDEZ

Es la situación en la que se puede encontrar el trabajador como consecuencia de haber sufrido una lesión o enfermedad, afecto de incapacidad permanente y que, como consecuencia de sufrir pérdidas anatómicas o funcionales, necesita la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida.

El trabajador tendrá derecho a una pensión equivalente al importe de la pensión que corresponda por incapacidad permanente (total o absoluta), incrementada con un complemento destinado a remunerar a la persona que atienda al beneficiario de dicha pensión.